Constelaciones Familiares

A mediados de 1990, Bert Hellinger, psicoterapeuta alemán y ex sacerdote, desarrolló esta terapia, y observó cómo inconscientemente nos movemos a través de patrones familiares.

Las constelaciones familiares van más allá de lo perceptible e imaginable. Son una herramienta profunda y amorosa que nos permite observar  las dinámicas ocultas que mueven al sistema familiar. Al convertirnos en observadores y actores, podemos “romper” esos patrones repetitivos que no nos permiten avanzar, sanando así heridas, y siendo más conscientes para vivir saludablemente.

Una sesión de constelaciones familiares se puede realizar de manera individual o colectivamente, de manera presencial u on line.

En esa sesión, el alma del consultante, y de todos los allí presentes, se van moviendo lenta y profundamente por hilos invisibles, permitiendo así  encontrar el lugar que les corresponde, y conectarse con todo su sistema.

El trabajo realizado en las constelaciones familiares, es profundo y perdurable, ya que nos alimenta desde el alma, desde la vida misma.

A través de las constelaciones familiares podemos tratar temas como: dificultades en las relaciones familiares, conflictos de pareja, problemas con hijos, juicios, herencias, enfermedades, dificultades con el trabajo, con el dinero, entre otros.