Registros Akáshicos

La palabra Akasha, proviene del sanscrito, y refiere a Espacio, Éter.

Es un  Espacio Sagrado, vivo, y lo alimentamos  constantemente con las impresiones que dejamos allí a través de nuestros pensamientos, acciones y vivencias. Hemos ido nutriendo ese Espacio en cada una de nuestras vidas pasadas, en el presente y también se encuentran impresas  todas nuestras posibilidades futuras. . Todo se encuentra energéticamente grabado. Entonces podríamos decir que es en ese espacio donde nuestra alma compila su historia.

Todas las culturas a lo largo de la historia de la Humanidad han aceptado su existencia. En la Biblia lo llaman “el Libro de la Vida”. El budismo habla de él denominándolo “memoria del Universo”. Y más en el siglo XIX, comienzan a tener más popularidad a través de Annie Besant, Edgar Cayce, entre otros.

Esa información es dada por Seres de Luz, estos pueden ser Señores de los Registros, Guías, incluso Seres queridos. Todos ellos nos ayudan día a día con nuestra evolución, y más aun si estamos solicitando información que ayudara a nuestra alma a tomar consciencia de las experiencias que ayudan a su evolución.

¿Para qué sirve realizarse una lectura de Registros Akashicos? Esta fuente de información se encuentra en constante crecimiento, y está disponible para nuestra evolución personal. Al tomar conocimiento del camino que nuestra alma ha tomado en vidas pasadas, las lecciones de vida que elegimos aprender en esta o en otras, nuestro propósito en esta vida, por qué elegimos vivenciar determinadas experiencias con determinadas personas y en determinados lugares del planeta,  al ser conscientes de cada una de nuestras elecciones, empezamos a elegir conscientemente cada una de nuestras posibilidades futuras, es decir que comenzamos a crecer interiormente permitiéndonos hacer elecciones sabias y amorosas.

¿Cómo accedemos a la información guardada en los Registros? Si bien el acceso es más sencillo que en otras épocas, la persona que accede se debe formar  para recibir la información. La canalización de la información varía según el lector, y puede llegar de muy diversa forma, visual, escritura automática, hablada, incluso algunos pueden utilizar péndulo.

En cualquiera de los casos, la información recibida siempre va a ser la que necesitamos conocer en este momento. Siempre va a ser dada desde un lugar de amor y comprensión, ya que siempre va a permitirnos crecer interiormente.

Lo más importante de la lectura es el consentimiento expreso de que se puede acceder a su registro akashico.